lunes, 10 de julio de 2017

2 crónicas 16:9

Buenos días, hoy os dejo esta bella y poderosa promesa. Hace muchos años que impactó mi corazón. Recuerdo que la compartí con alguien y se reía, "qué, qué tienes un corazón totalmente comprometido??" me decía. Le dije que no, que lo que me impactaba era que Dios estuviera atento, buscando, fortaleciendo. Muchas veces dejamos de lado que es Dios y no tendría que hacerlo. Pero es así, su amor es inmeso, tu cuidado también. Quiere fortalecer siempre a su pueblo. Su pueblo no está solo, porque Él, el Soberano de las naciones, el Rey de Gloria, el Señor de los ejercitos, lo mira, lo cuida y lo fortalece. Gracias Señor por tus cuidados, ayúdame cada día a tener un corazón comprometido contigo. Te amo.