martes, 30 de mayo de 2017

Te animo a reflexionar conmigo:
¿Con qué frecuencia piensas en Dios durante el día, aparte de los domingos? ¿De qué forma la Palabra de Dios impacta tu perspectiva sobre tus actividades e interacciones diarias? En otras palabras, si la Biblia fuese un par de lentes, ¿cómo afectaría tu perspectiva diaria de las situaciones y las relaciones? ¿cuál sería tu perspectiva de las personas si vieras todo bajo la administración de Dios?
Charles R. Swindoll