domingo, 9 de abril de 2017

Salmo 119:165

Comenzamos la mañana dándote gracias por tu Palabra, por tus Enseñanzas que nos instruye. Hoy nos das esta tremenda promesa, si amamos tu Palabra tendremos mucha paz y no tropezaremos. Aleluya. Gracias porque son refrigerio a nuestra alma cansada y sedienta. Gracias que es la luz que dirige nuestro caminar para no tropezar. Gracias que nos anima, enseña, fortalece, nos da perspectiva. Llévanos a amarla más y más, a leerla, meditarla, estudiarla, atesorarla en nuestra mente y que esté siempre dispuesta en nuestra boca.