viernes, 14 de abril de 2017

Jesús anuncia su muerte y nuestra vida - Juan 12:9-36

Hoy viernes se celebra el Viernes Santo en el mundo cristiano y el pueblo de Israel estos días la Pascua, así que me he preguntado que hizo mi Señor Jesús en su última celebración, qué dijo, qué hizo. porque eran momentos tremendamente importantes. Puedo conocer lo que el mundo católico está haciendo porque vivo y he sido criada en un entorno católico. He leído también acerca del ritual de la Pascua judía, con sus pasos y sus simbolismos y mi primera intención era hablar acerca de ellos, conociendo como dice ‭‭1 Corintios‬ ‭5:7‬ ‭RVES‬‬ que "nuestra pascua, que es Cristo, fué sacrificada por nosotros." pero sentí en mi espíritu que debía visualizar lo que fue tan importante para Jesús que la gente en general conocieran y entendieran en ese momento tan importante.


El capítulo 12 de Juan nos cuenta el cierre del ministerio público de Jesús, son sus últimas palabras en público a excepción de su arresto, antes de la celebración de la pascua, así que son tremendamente importantes. Te animo a seguirme con tu Biblia en este recorrido ya que como son muchos versículos no los leeré, pero te animo a ti a hacerlo y hacer pausas conforme escuchas. Estaremos en Juan 12:9-36.

Comenzamos con la entrada triunfal en Jerusalén del Cordero Santo donde en grandes multitudes le acompañaron con coros de alabanza, pues creían por las obras que hacía y la resurrección de Lázaro que era el Mesías. Podemos leerlo en Juan 12:18 "Por lo cual también había venido la gente á recibirle, porque había oído que él había hecho esta señal;", también querían ver a Lázaro. Las palabras con las que recibieron a Jesús son muy importantes porque recitaban el Salmo 118 que se canta en el servicio de la Pascua y en la de Tabernáculos. El gran Hallel era de lo primero que los niños aprendían de memoria y cantaban. Cuando la gente lo cantaba estaban reconociendo a Jesús como el Libertador Ungido por Dios.

Por otro lado vemos a los religiosos de aquel tiempo que no solo no reconocían a Jesús sino que no le buscaban  por un motivo correcto sino que buscaban su propio interes, querían ver a Lázaro con la intención de matarles. JUan 12:10-11 nos muestra que "Consultaron asimismo los príncipes de los sacerdotes, de matar también á Lázaro; Porque muchos de los Judíos iban y creían en Jesús por causa de él.". Tenemos que tener en cuenta que la secta de los saduceos a la que pertenecían la mayoría de los sacerdotes no creían en la resurrección así que esta evidencia había que destruirla.

Después de esto, vemos a un tercer grupo, unos griegos queriendo conocer a Jesús en Juan 12:20-21.

Cuando Jesús lo oye, su respuesta fue: "Entonces Jesús les respondió, diciendo: La hora viene en que el Hijo del hombre ha de ser glorificado." Juan‬ ‭12:23‬ ‭RVES‬‬. En otras traducciones más actualizadas, no dice "Ha llegado la hora". Esto es tremendamente importante porque cuando el mundo gentil y el judío le buscan, nos va a compartir  que ha llegado algo crucial en la historia de la humanidad. Los judíos esperaban que el Hijo del Hombre vendría y sería un conquistador, un Libertador, el momento culminante que el pueblo de Israel esperaba. Pero Jesús va a hablar de ese momento culminante en otros terminos, no es la hora para la liberación de una nación determinada sino para que se produzca el acontecimiento que dará oportunidad a la salvación universal, así que va a pasar a hablar de su muerte.

Va a usar el termino amén, amén para compartir un tremenda verdad. Para que haya fruto y productividad, el grano debe morir. Con una imagen que todo el mundo podía entender, nos explica muy bien que solo es por medio de la muerte que vendrá la vida, que la muerte no es el fin, sino un gran paso para un gran popósito.

Esto era aplicable a Él pero también a nosotros, sus siervos. Aquel que quiere ser servidor de Jesús debe aborrecer su vida en este mundo, seguirle, lo que implica obedecerle y así recibirá vida eterna y el Padre le honrará. Repetimos, los que quieren tener vida deben estar dispuestos a perderla, aborrecerla, dejar de aferrarse a este mundo y las cosas de este mundo. Esto trae grandes beneficios, vida y honra.  El hombre muchas veces busca y busca su propia honra y por ello no es capaz de morir al yo, pero es muriendo al yo, en servicio y entrega a Dios que obtendremos la gran recompensa que traerá satisfacción a nuestras almas.

Jesús está llamando a la humanidad sin distinción de nación a servirle. ¿Cómo podemos servirle a Él? Sirviendo al mundo en su nombre, allí donde Él nos ponga. Hay que entender que servir implica morir al yo, al orgullo, aborrecer al mundo, pero que trae grandes beneficios a la vida. Dice:
- estaremos con Jesús,
- tenemos el privilegio de ser útiles en el avance del reino de Dios
- el Padre nos dará honra.

Aunque ese momento era el punto culminante de su venida, no por eso no tenía sentimientos enfrentados ante Él, su alma estaba turbada pero no por eso dejaría de cumplir con su propósito, así que en vez de pedirle al Padre que pasara esa copa de sufrimiento de él, pidió que el Padre se glorificara. Barclay escribió "el verdadero valor no quiere decir que no se tenga miedo; puede querer decir que, aunque se tenga un miedo terrible, se hace lo que se debe hacer. Ese era el valor de Jesús". Bengel escribió "aquí se encontraron el horror de la muerte y el ardor de la obediencia".

Esta oración produjo otro momento sumamente importante en la historia, antes había ocurrido en el bautismo y en la transfiguración y ahora, podemos ver, que nuevamente la voz del Padre se oye de forma audible. ¿Qué dice? "Y lo he glorificado, y lo glorificaré otra vez." Juan‬ ‭12:28‬ ‭RVES‬‬.

Podíamos creer que este mensaje era para fortalecer únicamente a Jesús pero Él mismo dice que no es por Él sino por los que estaban allí escuchando. Es interesante que muchos allí decían es un trueno, otros un ángel y es que somos así de torpes muchas veces en lo espiritual. No llegamos a entender y en vez de preguntar a Dios y buscar entender su respuesta, decimos puede ser esto o aquello. Aprendamos a prestar atención espiritual a las cosas del Espíritu porque como dice Jesús son para nuestro provecho.

Jesús continua diciendo que se iba a producir el juicio del mundo y Satanás sería echado fuera. Nos dice "ahora" así que los acontecimientos que ocurrirían deberían haberlos reconocido dentro del gran propósito de Dios. Lo que parecía la derrota de Cristo y la victoria de Satanás iba a ser definitivamente todo lo contrario, la derrota de Satanás y la victoria de Cristo.

Jesús nos dice de qué tipo de muerte iba a morir, iba a ser levantado y todos los que miraran con fe hacia Él recibirían la salvación así como ocurrió en el desierto. Cuando dice el pasaje en el versículo 32 " Y yo, si fuere levantado de la tierra, á todos traeré á mí mismo." nos deja claro que el que la gente se acerque a la cruz, mire a la cruz, parte de Dios, y no del hombre. Que triste que dice "a todos traeré a mi mismo" pero no todos aceptan en fe ese ofrecimiento, sino que a lo largo de los siglo muchos, millones han rechazado y siguen rechazando ese ofrecimiento.

La respuesta de la gente da a entender que habían entendido que estaba identificándose como el Hijo del Hombre y que estaba diciendo que iba a morir. Leamos  Juan 12:34 "Respondióle la gente: Nosotros hemos oído de la ley, que el Cristo permanece para siempre: ¿cómo pues dices tú: Conviene que el Hijo del hombre sea levantado? ¿Quién es este Hijo del hombre?" No entendían que el Mesías muriese, no entendían la relación entre el Cristo y el Hijo del Hombre.

Jesús no les responde sino que va a darles una aclaración: «Entonces Jesús les dice: Aun por un poco estará la luz entre vosotros: andad entre tanto que tenéis luz, porque no os sorprendan las tinieblas; porque el que anda en tinieblas, no sabe dónde va. Entre tanto que tenéis la luz, creed en la luz, para que seáis hijos de luz. Estas cosas habló Jesús, y fuése, y escondióse de ellos.» Juan‬ ‭12:35-36‬ ‭RVES‬

Y antes de terminar este discurso y esconderse va a decir algo sumamente relevante. Usa la palabra luz cinco veces y tinieblas dos. Que nos dice:
- aun por un poco estará la luz entre vosotros
- Andad entre tanto que tenéis luz
- No os sorprendan las tinieblas
- El que anda en tinieblas no sabe a dónde va
- Mientras tenéis la luz, creed en la luz
- Si creéis en la luz, seréis hijos de luz

Nos deja claridad que se puede andar en tinieblas en vez de en luz y eso hace que uno realmente no tenga un destino final claro, porque nos dice que esa persona realmente no sabe a dónde va. Y cosa importante, las tinieblas pueden sorprendernos.

Pero qué cosa más tremenda, tenemos que andar en la luz, pero también debemos creer en la luz. El que cree en Cristo, la luz de este mundo, llegará a ser hijo de luz. Esto es la base principal y el tema principal a meditar estos días,  Cristo es la luz que vino a alumbrar a aquellos que andaban en tinieblas. Si depositamos nuestra fe en Cristo llegamos a ser hijos de la luz, hijos de Dios y debemos empezar a caminar en la luz.