martes, 11 de abril de 2017

Isaías 43:4

Me gustaría compartir contigo, unas líneas del libro "25 Llaves de un buen legado" de Paul J. Meyer 
"Amar a Dios y aceptar que Él nos ama es la base para que el ser humano se ame, tenga confianza en sí mismo y desarrolle su autoestima.
Amarse a sí mismo no es lo mismo que centrarse en el propio yo, o ser egoísta.
Debo creer en mí mismo antes de creer en los demás."
Me gustaría animarte a pensar en estas pocas líneas que he seleccionado de un gran, gran capítulo. ¿Por qué solo seleccionar estas palabras?. En este día me gustaría animarte a amarte, a buscar mejorar tu autoestima, a qué te digas que eres valioso, importante.
¿Quiero decir que debes imponerte, pisar a los demás? NO, una buena autoestima nada tiene que ver con el egoísmo, el egocentrismo. Una persona sana y que sabe su valía no necesita ser el centro del mundo, es más, sabe que no es el centro del mundo y no necesita serlo.
¿Quiero decir que no tenemos fallos? ¿debilidades? NO, quiero decirte que te levantes y decidas conquistarlas.
Solo teniendo una perspectiva sana y correcta de mi mismo podré tenerla de los demás.
Termino esta pequeña reflexión con el final de Lucas 10:27 "amarás a tu prójimo como a ti mismo". Siempre he pensado que para amar de una manera correcta al prójimo, debo amarme a mí.
Esto es lo que dice tu Padre Celestial a ti "Tú eres valioso, eres hermoso, eres la niña de mis ojos, mi vida di por ti...".
Decide no oír la voz del mundo, tu propia voz que muchas veces te dice "no vales", "que poco vales" y decide oír y decirte lo que el Padre Celestial dice "A MIS OJOS ERES DE GRAN ESTIMA".