lunes, 13 de marzo de 2017

Salmo 119:96



El salmista ha comprobado que toda perfección humana tiene límites, pero no así la Palabra de Dios, que lo cubre todo.

Tus mandamientos son sobremanera amplios, no hay nada que yo necesite conocer o entender que no encuentre ayuda en tu Palabra.

El salmista nos ha relatado hoy que la Palabra de Dios es eterna, inmutable, fiel, fuente de esperanza, consuelo, vida. Le ayudó en el pasado, le ayudará hoy y en el futuro porque no tiene límites.