martes, 14 de marzo de 2017

Nuestro destino eterno está determinado por nuestra conducta presente hacia Jesús