jueves, 16 de marzo de 2017

Filipenses 4:4




El estar alegres y gozosos para el cristiano es un mandato en este versículo. Muchas veces las situaciones a nuestro alrededor no acompañan pero no debemos fijarnos en la tormeta que hay en el exterior sino en el Dios que está con nosotros. Si tan solo le miramos a Él, y no las olas de alrededor que quieren entrar en nosotros, Él calmará todo lo exterior. Bendito Dios gracias por tu presencia en mi vida, gracias por tu ayuda. Ayúdanos cada día a enfocarnos en ti y en lo que eres para nosotros. Hoy decido ser feliz a pesar de las circunstancias porque mayor es el que está en mí que lo que pueda estar fuera.