martes, 14 de febrero de 2017

Salmo 124:7

Aleluya. Qué maravillosa realidad. Qué declaración más tremenda. Dios me ha librado de tantas, tantas cosas, pero sobre todo me libró de una muerte segura y una separación eterna de Él. Jamás podré expresar lo agradecida que estoy por esta libertad, por saberme amada por Él. Hoy el mundo celebra el amor, pero el más maravilloso gesto de amor que nadie pudo hacer fue morir en la cruz para traer salvación y reconciliación. Gracias mi Amado. Ayúdame a volar alto, tan alto como Tú quieres para mí, que exprese tu libertad y amor. Te amo amado mío.