miércoles, 15 de febrero de 2017

Jeremíaa 29:11

Buenos días, en esta mañana Dios me habló esta palabra por varios medios. Es una promesa de confianza. Saber que tu futuro está en las manos de Dios es lo mejor que podemos tener. Sus pensamientos son más altos que nuestros pensamientos y su planes son buenos. Seamos obedientes y sumisos a su voluntad. Gracias Señor por este día, por la esperanza que traes a mi corazón, por tus promesas certeras y perfectas, porque me hablabas esta mañana que te acuerdas de mí y me bendices y no hay nada que se pueda comparar a ello. Pongo delante de ti este día, que nuestros planes sean tus palnes, que nos des sabiduría para seguirlos, porque son de bendición para nosotros.