jueves, 23 de febrero de 2017

Génesis 45:21

Que tremenda promesa, Dios ha prometido estar con su pueblo, no dejarnos, no abandonarnos. Considerar la realidad de Dios viviendo en nosotros es demasiado, pero es la realidad que nos enseña su palabra. ÉL no solo está conmigo sino que está en mí. Gracias Señor un día más por la seguridad de tu presencia en nuestras vidas. Gracias Señor por tu fidelidad. Sé que no importa como yo me sienta o los acontecimientos que ocurran a mi alrededor, nada hará que falles en tu fidelidad a mí. Yo puedo fallar pero Tú eres fiel. Esa seguridad me da fuerza y esperanza en este día, cada día. Ayúdame a caminar en tus caminos, en tu viluntad, a oírte de forma muy clara, a serte fiel. Te amo Señor pero la realidad es que nunca llegaré a amarte como Tú me amas a mí. Ayúdame cada día a amarte más y más.