viernes, 27 de enero de 2017

Salmo 31:14-15 imagen

En esta mañana, quiero declarar como el salmista que tú ere mi Dios.  Gracias por la revelación a mi corazón de quien eres. Esta mañana leía una breve biografía del autor del himno Sublime Gracia y veía tu paciencia y perseverancia atrayéndolo hacia ti. Tú hiciste así también conmigo, fui dura al principio pero tuviste paciencia y amor y te revelaste. Desde entonces, me has cuidado, has cuidado cada detalle de mi vida y aunque algunas circunstancias quizás no haya podido entender en determinados momentos, sé que siempre ha sido por mi bien, por eso puedo estar confiada sabiendo que mi futuro está en tus manos.